Celadores

Misión:

El celador es un misionero humilde, servidor de cristo y de la iglesia, comprometido con el evangelio y el reino de dios para dar testimonio del amor misericordioso del padre a sus hermanos y hermanas.

Visión:

Llegar a ser un líder obediente y humilde, en la iglesia; configurado con cristo que anuncie a tiempo y a destiempo el evangelio: palabra de dios.

Valores:

• Humildad: siendo sencillos y considerando al otro siempre como mi hermano entre iguales.
• Responsabilidad: asumir con dedicación y empeño aquello que se me encomienda
• Compromiso: verlo como una oportunidad de servir y no como una carga impuesta.
• Respeto: considerar siempre mi dignidad y la del otro para que sepa ser prudente y amoroso de mis hermanos.
• Confianza: crear siempre una atmósfera de libertad con ambiente cristiano y denuncia ante posibles abusos.
• Servidor: hacer de esta virtud el mayor distintivo del ejercitante y sobre todo del celador a ejemplo de Cristo servidor.

Aspirante a celador:

Es un hombre o una mujer que habiendo experimentado la misericordia del padre dios en la vivencia de los ejercicios espirituales, se siente llamado a un cambio de vida y busca convencer a otros para que vivan la experiencia y orienten su vida hacia dios.

Debe ser presentado por el celador parroquial correspondiente al celador mayor del rumbo, quien lo motivará para esta misión. Deberá llevar el proceso de preparación de acuerdo a los estatutos de la casa de ejercicios y comunicar al párroco correspondiente su deseo de ser celador. Puede acompañar en la conquista a los celadores de la parroquia.

Todo celador y aspirante a celador deben procurar ser hombres y mujeres de oración, amantes de la reflexión de la palabra de dios, asiduos a la eucaristía dominical, estar en comunión con el párroco y sacerdotes de su parroquia; buscar gozar de buena fama y testimonio viviente de conversión.